POSITIVO: LA PALABRA MÁS NEGATIVA DEL AÑO



Estallé con esta frase. ¡Qué paradoja! Y es una realidad en tiempos de COVID. Algo así como “estás mal”, “me puedes contagiar”, “te aíslo”. Ya vi reacciones de personas que juzgan mal a quienes han dado positivo y quiero pensar que es momentáneo y un acto espontáneo de miedo/protección. En círculos sociales puede pasar desapercibido ese “aislamiento” sin embargo, en el trabajo esto puede llegar a límites que impidan operar de forma normal, afecta las relaciones, los resultados y por ende la Felicidad en el Trabajo. Siendo un juicio que se realiza por una interpretación personal, lo dejo ahí para que cada uno se analice. Yo tomo esta reflexión desde EL FONDO que me parece más atractivo porque me conecta con lo que hago y amo hacer que es hablar desde lo positivo, de ese lado optimista que hace florecer cosas buenas donde sea que te encuentres y que cambia la forma de hacer las cosas y por supuesto generan satisfacción de la buena… ayyy que me gusta!.


¿ACASO SER FELIZ ES EGOÍSMO?

Es que parece que ser positivo y feliz en general enreda, da que hablar, me parece que quedas fuera. Basta con tocar el tema y se genera un silencio incómodo. Es como festejar frente al que lo pasa menos bien.

¿Cómo es posible ser optimista y feliz? ¿Cómo es posible ser feliz en el trabajo? Y más aún ¿Cómo es posible que pienses en tu felicidad primero? ¿Cómo es posible ser feliz con tanta cosa negativa alrededor?

SER FELIZ NO ES REÍRSE TODO EL DÍA

Ser feliz en tu vida, ser feliz en el trabajo no implica reírse todo el día, saltar, jugar o ser infantil. La felicidad tiene que ver con todas las emociones buenas o menos buenas, la diferencia está en que si eres positivo, optimista y feliz, puedes afrontar de mejor forma las situaciones menos buenas de tu vida en lo personal y en el trabajo.

¿Y CÓMO SE HACE?

El uso de metodologías adecuadas, científicamente probadas además de los recursos personales son las primeras herramientas a sacar de espíritu amarillo que todos tenemos para así activar las emociones necesarias que hacen desplegar resultados de gran impacto y permanencia en un sistema complejo. Trabajar esos músculos con las personas es un desafío, un grato problema como decía un jefe que tuve. Sí, porque los resultados son visibles y medibles a mediano plazo.


FELICIDAD, EL MOTOR DEL CAMBIO QUE ACTIVA LA COLABORACIÓN, EMPATÍA Y GRATITUD. ES LA SENCACIÓN DE BIENESTAR QUE INDICA QUE LA VIDA LABORAL DE UNO ES SIGNIFICATIVA Y VALE LA PENA.

SER PARTE DE UN SISTEMA ES UNA RESPONSABILIDAD PERSONAL

El ser parte de un sistema y ser responsable de hacerlo bien por mí, por mi trabajo y por los demás, demanda trabajar la mirada del bienestar y felicidad en el trabajo, ver lo positivo de lo negativo, porque ahí está la posibilidad de crear algo nuevo, de desarrollo, de hacer algo diferente y lograr nuevos resultados. Está claro que todo lo que antes te funcionó, después de esta experiencia ya no será igual, y para eso necesitarás una mirada amable, de bienestar y felicidad.

LA INVITACIÓN:

Si positivo se convirtió en la palabra más negativa del año y parece una paradoja. ¿Será posible que la palabra Felicidad y Trabajo puedan ir de la mano? Aunque parezca una paradoja. ¿Podremos revertir el juicio de que “el trabajo no es para ser feliz”? Y darnos cuenta de que ser feliz en el trabajo es posible y una necesidad, ahora más que nunca.

¡Me intriga saber qué piensas tú! ¡Qué piensa tu equipo! Si te animas me escribes Claudia@enelfondo.cl

0 vistas
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram
  • LinkedIn - Círculo Negro