LAS COSAS COMO SON


¿Escuchaste sobre la gran renuncia? si te enteraste, te cuento que se ha acelerado este movimiento de las personas que por lo que se muestra, desean algo más y al parecer perdieron el miedo.

¿Qué es esto? Pues es un fenómeno mundial, está pasando en cada rincón y en las más grandes ciudades del mundo, y por supuesto Chile no es la excepción. Las personas se están despidiendo de sus trabajos, de sus antiguas formas de ser, hacer, vivir, aprender.


Los economistas lo llaman "LA GRAN RENUNCIA".

Algo cambió y sigue cambiando ante nuestros ojos. En todas las industrias, no hay excepciones. Las personas parecen haber APRENDIDO que es posible vivir de otra manera. Por mi parte, es un alivio darme cuenta que realmente si aprendimos algo con esta pandemia, me preocupaba que esto no sirviera para que cada uno hiciera su proceso y cambios en los ámbitos que más necesitábamos, en lo personal y organizacional.

OUT OF THE BOX


¡Tuvimos que salir de la famosa caja! Y tuvimos que reaprender a vivir con el miedo a lo desconocido, por tiempos prolongados tuvimos que vivir sin tener el control ni saber lo que pasaría mañana, totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados. Y parece que esto nos terminó haciendo INMUNES A LA INCERTIDUMBRE. Pues si, nos dimos cuenta que podemos estar mejor, más tranquilos, que no tenemos que aceptar ciertas condiciones laborales por tener miedo a “qué pasará si renuncio”, porque se puede sobrevivir de otras formas, se trata de reinventarse, y eso fue lo que nos ha mostrado la pandemia, que el cambio no era tan terrible como sonaba en nuestra cabeza, y que se puede sobrevivir con incertidumbre.

Y SI, HUBO INCENTIVOS QUE AYUDARON A DAR EL SALTO

Gracias a varios bonos de ayuda, alivios en algunos pagos, retiros, entre otros. Muchos, entendieron y aceptaron que se podía vivir con menos y estar muchísimo más tranquilos en cuanto a calidad de vida. Que existen muchas otras formas de “parar la olla”.

EL PASTO DE AL LADO ES MÁS VERDE

Y sí, en este caso de verdad aplica. La pandemia también generó cambios positivos en muchas empresas que entendieron que el bienestar de las personas debe estar al centro de la estrategia de negocio, e implementaron diferentes beneficios y flexibilidades en pos de eso, que se han ido haciendo públicos. Por tanto, visibilizó las malas condiciones o ambientes laborales en los que trabajaban algunas personas e invita a varios a reflexionar… “para qué seguir trabajando aquí, que no estoy bien, cuando podría trabajar en una empresa con mejores beneficios, o una empresa más coherente con lo que dice y hace”. Claro, lo de mirar para el lado siempre ha existido, pero ahora se hizo evidente que de verdad muchas veces el pasto de al lado es más verde, y la gran diferencia es que ya no existe ese miedo a renunciar sin saber que va a pasar, porque puedo renunciar, arreglármelas un par de meses hasta encontrar lo que de verdad quiero, porque ya lo viví en estos dos años y me di cuenta que no pasa nada! Hasta se puede concretar el gran sueño de algunos, de ser su propio jefe.

EL SALARIO NO ES EL ÚNICO MOTIVO

Hoy es más común pensar: "Puedo hacerlo mejor". Tener un sueldo ya no es el único motivo para permanecer en una empresa, pon atención y acción a los por qué:

  • Porque vivir en piloto automático también es caro

  • Porque el tiempo es el único bien que no tiene valor

  • Porque el miedo ya no es motivo

  • Porque la incertidumbre se hizo sentir como parte de la condición de la vida

FIDELIZAR A TUS COLABORADORES HOY ES PRIORIDAD

Y TÚ DIRÁS… ¿QUÉ HAGO?

Primero aceptar, que la CULTURA se come a la estrategia. En otras palabras, puedes tener ideas, estrategias y planes hermosos, pero cuando las personas en la organización no se comportan en consecuencia, tus resultados serán menos de lo que piensas, no se genera un compromiso, se pierde la motivación y aparece la desconfianza.

Luego hacerte la pregunta más profunda, cuánto valor le das a una Cultura Sana, Positiva y Feliz para tu empresa y cómo haces que tu gente se sienta involucrada y conectada, especialmente ahora que trabajan desde casa con más frecuencia.

No está fácil porque fidelizar al talento y que las personas estén conectadas con la cultura deseada requiere de hacer cambios al interior de la empresa, cambio de hábitos. Y para lograr esto, es necesario un PROPÓSITO que los conecte a todos, de lo contrario, nada sucederá. Y cuidado que propósito no es vender tus productos/servicios, no es solo salario, no es la mesa de ping pong y hoy… ni siquiera el home office que ya es una realidad, no un beneficio.

La invitación : No tengas miedo, aprieta el botón rojo de AYUDA. Actúa hoy que mañana ya es tarde. Ser ágil para crear una Cultura Sana, Positiva y Feliz es una habilidad de liderazgo que solo te llenará de nuevos y buenos resultados.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo