ENGAGEMENT VS FELICIDAD EN EL TRABAJO - ¿EN QUÉ SE DEBERÍAN ENFOCAR LAS EMPRESAS?

POR ALEXANDER KJERULF, PARTNER INTERNACIONAL EN EL FONDO.


Hace poco, me reuní con un gerente que afirmó sin rodeos que las empresas deberían olvidarse por completo de la felicidad de los empleados y centrarse solo en el compromiso de ellos con la empresa. Argumentó que las personas pueden ser felices en el trabajo sin tener un buen desempeño, mientras que el compromiso de los empleados conduce directamente a un mejor desempeño. He escuchado esta afirmación algunas veces recientemente y no es la realidad. En este artículo veremos por qué.


Primero vamos a definir los dos términos. Ambos pueden definirse de muchas maneras diferentes, lo que confundirá cualquier discusión, así que aquí están las definiciones en las que basaré mi argumento. Este es el primer resultado que aparece cuando se busca en Google "definición de compromiso del empleado":


El compromiso de los empleados es la medida en que los empleados sienten pasión por sus trabajos, están comprometidos con la organización y ponen un esfuerzo voluntario en su trabajo.


Y esta es la definición de felicidad en el trabajo que utilizamos:


La felicidad en el trabajo es la medida en que los empleados se sienten bien con su trabajo.


Los dos son claramente emocionales en su esencia (la palabra "sentir" aparece en ambos) pero la diferencia clave es que el compromiso es más sobre el trabajo y menos sobre la persona. En realidad, no se trata de cómo se siente en general, sino de lo apasionado que se siente por su trabajo, de su compromiso con el lugar de trabajo y de la cantidad de esfuerzo adicional que pone.


La felicidad en el trabajo, tal como la definimos, es la forma en que el trabajo te hace sentir bien. No se trata de sentirse bien cada segundo de cada día laboral, sino que se trata de experimentar sentimientos sobre todo positivos sobre su trabajo. Solo para dejarlo claro: creemos que el compromiso de los empleados es un concepto útil y no estamos en contra de ello. Solo queremos argumentar que de los dos, es mucho más efectivo que una empresa se centre en hacer felices a sus empleados que en tenerlos comprometidos. Aquí están las cuatro razones principales del por qué:


1: La felicidad es más fácil de vender a los empleados.


Ya sea que busque la felicidad o el compromiso de los empleados, necesita que sus empleados sean socios activos del proceso. Esto no es algo que se pueda hacer sin su participación activa y voluntaria o (aún peor) contra su voluntad. El engagement de los empleados, al estar directamente relacionado con el compromiso y el esfuerzo, es una venta muy fácil para los gerentes y las empresas. Todo gerente desea que los empleados sientan pasión por su trabajo y que vayan más allá para hacer un mejor trabajo.


Pero visto desde el lado del empleado, es una venta mucho más difícil. Cuando un gerente declara que quiere que sus empleados “se involucren más en su trabajo” o “que se esfuercen más y voluntariamente”, puede entenderse fácilmente como si simplemente estuvieran exigiéndoles más pasión y trabajo a las personas, sin devolverles nada. Por otro lado, cuando un gerente establece un objetivo para crear un lugar de trabajo feliz, los beneficios son inmediatamente claros para los empleados y es mucho más fácil involucrarlos en el proceso.


2: El compromiso sin felicidad es insostenible.


¿Qué tan comprometido puede estar realmente alguien si no está contento en el trabajo?

Una de nuestras partners internacionales, Sheona McGraw, de Cloud 9 to 5 en Canadá, lo ha visto de primera mano:


“Habiendo trabajado en varias organizaciones benéficas, organizaciones sin fines de lucro y empresas sociales, puedo decirles que la mayoría de estos empleados son apasionados y están comprometidos con la causa de sus organizaciones, pero desafortunadamente muchas de las organizaciones no tienen un ambiente de trabajo muy feliz. No es raro encontrar empleados súper comprometidos pero súper infelices que trabajan en estas organizaciones.

Esto es algo de lo que hablo mucho en mis conversaciones con clientes potenciales. Yo misma he estado en esta circunstancia varias veces, estando súper comprometida pero miserable. Y si bien me desempeñé satisfactoriamente, si hubiera sido feliz, no hubiese renunciado al trabajo.”


Una persona puede ser increíblemente apasionada con su trabajo y totalmente comprometida con el lugar de trabajo, pero aún así ser miserable en el trabajo. He visto que esto sucede, por ejemplo, cuando las personas son tratadas mal por sus compañeros de trabajo o gerente o cuando no pueden hacer su trabajo de una manera que satisfaga sus propios estándares profesionales.


En este caso, pueden pasar dos cosas:


La infelicidad del empleado puede liberar cualquier sentimiento de compromiso, dejando a la persona sin preocuparse por su trabajo. O, lo que es peor, la persona permanece comprometida e infeliz, lo que conduce al estrés, al agotamiento, enfermedades y licencias. Por lo tanto, si desea una fuerza laboral comprometida, debe enfocarse en hacerlos felices porque el compromiso sin felicidad no es sostenible.


3: En última instancia, se trata del rendimiento, y la felicidad conduce a un mejor rendimiento


Como dije anteriormente, algunos fanáticos del compromiso argumentan que es más importante porque impulsa directamente el esfuerzo y el rendimiento. También argumentan que los empleados pueden ser felices pero no productivos. Ambos argumentos revelan un escaso conocimiento de la investigación sobre la felicidad en el trabajo.


Claro, el compromiso conduce a un mejor desempeño, pero dada la definición anterior que incluye compromiso y esfuerzo adicional, eso es casi redundante.

Además, sabemos por una gran cantidad de investigaciones, que los empleados felices se desempeñan mucho mejor. Ed Diener, uno de los principales investigadores de felicidad del mundo, lo resumió así:

En el lugar de trabajo, sabemos que la felicidad causa trabajadores más productivos y más creativos.


Si sabes de académicos, sabes lo cuidadosos que son al usar la palabra "causas". En este caso, sabemos que la felicidad en el trabajo causa más:


Productividad: las personas felices hacen más trabajo con los mismos recursos.

Creatividad: sentirse bien hace que tu mente sea más capaz de pensar en nuevas ideas y enfoques.

Motivación intrínseca: las personas felices no necesitan motivadores externos constantes, como bonificaciones o amenazas; Ellos quieren hacer un buen trabajo.

Lealtad: los empleados felices se preocupan por la compañía y permanecen más tiempo en sus trabajos.

Esfuerzo voluntario: los empleados a quienes les gusta su trabajo van más allá de los clientes, sus compañeros de trabajo y el lugar de trabajo.


Por lo tanto, se ha demostrado que la felicidad de los empleados causa directamente un mayor rendimiento.


4: La felicidad genera el compromiso


Notará que tanto la lealtad como el esfuerzo voluntario fueron parte de la definición de compromiso que presentamos anteriormente.


Dado que (como vimos en el punto anterior) los empleados felices son más leales y tienen más probabilidades de hacer un esfuerzo adicional, está claro que la felicidad no solo causa un mejor desempeño, sino que la felicidad también provoca el compromiso.


Por supuesto, los efectos son circulares y el compromiso y la felicidad se causarán mutuamente. Pero dados los resultados anteriores y el hecho de que el compromiso no puede durar en ausencia de felicidad, me parece claro que la felicidad genera compromiso más de lo que el compromiso genera felicidad.


Gallup hace un gran trabajo sobre el compromiso de los empleados y su encuesta Q12 es una de mis métricas favoritas. También reconocen que muchos factores juegan en el compromiso, incluida la felicidad / el bienestar, al escribir:


Los líderes deben pensar en todo, desde la cultura hasta el bienestar, hasta el propósito y el significado, y hacer que todo cobre vida de manera personalizada para los empleados.


En conclusión


El compromiso es un gran concepto, pero ignorar la felicidad de los empleados en la búsqueda del compromiso no tiene sentido.


Como mínimo, el compromiso sostenible requiere felicidad en el trabajo, lo que significa que no puedes ignorar el aspecto de la felicidad de tus empleados.


¿Cuándo las personas se sienten "apasionadas por su trabajo, comprometidas con el lugar de trabajo y hacen un esfuerzo voluntario?"


¡Cuando están felices en el trabajo! Entonces, si quiere empleados comprometidos, concéntrese en hacerlos felices y el compromiso seguirá.

127 vistas
  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram
  • LinkedIn - Círculo Negro